domingo, 5 de abril de 2009

Rajasthan… desert, camels, friends and the colorful cities…

Finalmente, escribo… una vez mas desde Delhi... una Delhi al menos 8 grados mas caliente que la ultima vez que la visite. Sip, reincidente, en la ciudad que no te atrae por sus virtudes sino por su gente, y mi base camp hasta ahora. Cansada luego de tres semanas de viajar entre desiertos, pueblos y leyendas... safaris en camellos y montar elefantes, volvi a la ciudad para tomar fuerzas, y decidir mis siguientes movidas. Ahora buscando el norte. Montanhas, himalayas y clima templado.

Rajasthan... el mito de la india desertica, de la diferencia en castas, de los sistemas antiguos predominantes y de la historia de invasiones y guerreros. El estado donde nacieron los luchadores y donde aun se conservan varios de los espacios que hacen esta tierra tan diversa y a la vez tan incomprensible, tan humana y a la vez tan injusta. Rajasthan es el estado de los colores, no solo por tener una ciudad dorada (Jaisalmer, golden city), una ciudad azul (Jodhpur, blue city) y una ciudad rosa (Jaipur, Pink city), sino por que cada tono que maravilla mis ojos trae informacion para quien sepa recibirla, los turbantes, de colores, formas y tamanhos distintos hablan del origen, casta y profesion de quien los lleva, los zapateros, los barrenderos, los sastres, los cuidadores de camellos, y claro, los nobles. Los trajes de las mujeres dicen lo mismo, pero ademas, cuentan historias de edades, estados civiles, y pesares que se viven, el safron, rojo, rosas intensos y verdes limon contrastan con el color arena que domina el paisaje... las joyas, de oro y plata y las sedas mas hermosas resaltan entre paredes de todos pastel y de piedra arenizca, en construcciones tan llenas de detalles que son ahora un patrimonio de la humanidad. Luego de conocer cada rincon de este estado, uno entiende la india antigua, cotidiana y dominante. Ciudades donde aun las familias reales (Maharaja) dominan de alguna forma la economia y la opinion publica, viviendo aun en los fuertes y palacios que son patrimonio estatal. Con principes que aun encabezan los equipos de Polo, deporte real. Viajar por Rajasthan es agotador, especialmente por el seco calor que te atonta y por la inumerable cantidad de personas que adormecen tus oidos con palabras vacias, intentando venderte cualquier cosa... “hello, which country?”... chai?, come to my store... cheap price... shopping today?... entre otras cosas... al menos 50 (si, sin exagerar) veces al dia. Ademas de poder compartir con algunas personas del lugar, comparti esta aventura con dos amigas, que conoci en el viaje... Kristina, la chica de taiwan... que no corresponde a ningun lugar y a la vez corresponde a todos... nacida en USA, criada y estudiada en asia y hawai, asentada en taiwan y enamorada de west africa... con chino como primera lengua.. sin duda la persona con el peor karma que ha pisado esta tierra, pero que te roba una sonrisa con sus mil historias contadas al filo de la realidad. Se fue ayer a Nepal, y ya la extranho. Y Kira, alemana, hija de rusos... viviendo en UK... con quien comparti solo 4 dias, en Udaipur, Jaipur y Agra... escapando de monos con mal genio en el Taj Mahal.

Este es mi paso por Rajasthan.
















Jodhpur, the blue city

Parti de Delhi luego de mucho pensar, hacia Jodhpur, la ciudad azul. Con la intencion de pasar alli solo tres dias y visitar lo principal que ofrece la ciudad para el visitante, llegue alla en la manhana, y llame a Amit, quien me recogeria 10 minutos mas tarde de la estacion del tren. Cuantas noches pase hasta ahora viajando en esos trenes en Sleepers class?... incontables, y debo decir que es tal vez la mejor forma de viajar. Manejando un auto que se ve poco por la india (Mercedes), llegamos a su casa, donde lleve mis cosas al cuarto donde me quedaria, y ahi conoci a Kristina... 12 del medio dia, y todavia adormilada se estiraba tratando de abrir los ojos. Charlando con ella y con Amit, se van los dias volando, luego de almorzar, y de conocer a la mama de Amit, a la hermana y a la abuela, supe que su papa estaba en el hospital pues lo habian operado el dia anterior de emergencia. Nada grave, pues un dia despues lo conoci en la casa... recuperando. La casa de Amit es una tipica muestra de el hijo varon, indiano que sale al exterior. Con un trabajo envidiable, y un salario europeo, Amit es de los pocos indios que han visitado los ocho continentes (y te lo dice con ese orgullo presuntuoso de aquellos que se saben mejor que los demas). No me malentiendan, es una persona increible, pero la sencillez se le quedo en la casa, donde cada rincon esta decorado con una foto suya (observacion de kristina). Cuando preguntamos que hacia la hermana, respondio “recien termino el college, ahora esta disfrutando la vida, esperando casarse”... disfrutando la vida?, en los tres dias que pase en Jodhpur, la hermana estaba ahi, sentada en la casa, pues no sale, (las mujeres no salen mucho), comiendo a deshoras en el sofa, y sirviendo a la abuela de 85 anhos (que aparenta 130) que dormita todo el dia en una cama ubicada en el living. Con un diminuto Sari de colores brillantes, esta criatura extranha de apenas 40 kilos observa en silencio (aunque a veces intenta hablar) a quien entra y sale de la casa... es extranha la sensacion, de estar charlando con alguien echado junto a ti en la habitacion. La mama de Amit, es otra historia, preocupada por la comida, y por compartir, con una sonrisa mas sincera que efusiva, y su poco ingles, intenta hacerte sentir como en casa. Mi primera tarde en Jodhpur visite el fuerte, famoso por su maravillosa historia, escrita en las paredes. Como estaba sola, tome el tour en audio (y debo decir, maravilloso), donde mezclan historia, con anectodas y mitos... relatado en un espanhol casi argentino. Una de las cosas que mas me impresiono en este fuerte, ademas de la fascinante estructura militar y la astucia de su disenho, fueron las huellas de pies y manos de las esposas del maharastra, impresas en una de las primeras paredes. Cuando uno de los maharastras murio, sus esposas desfilaron afuera del fuerte, imprimieron sus pies y manos en las paredes del mismo, para dejar su huella en su ultima pisada por esa puerta, y se dirigieron al area crematoria, donde cada una se lanzo viva a la hoguera donde se cremaba el cuerpo de su marido. Si. Esa es la tradicion... (se permiten comentarios). Luego de visitar el fuerte camine por las interminables calles azules de la ciudad, fantasticas, calles de dos metros de ancho, donde nuevamente luchas entre rickshaws, motocicletas, gente y vacas para poder abrirte paso, y donde cada olor y cada escencia es penetrante. Es noche, en la casa, charlamos hasta muy tarde, compartiendo visiones de patria y gente.
Mi segundo dia en Jodhpur paso por mucho en la casa, compartiendo con la familia de ‘Amit y con Kristina. Por la tarde, luego de probar el safron lassi (cuyo nombre hindu ahora no recuerdo), fuimos al palacio, donde se observan las estructuras que albergaron a cuanto rey y reina hubo en la region. Esa noche Kristina se fue a Bikaner y Amit a Delhi, y me quede con la familia, preparando mi viaje para el dia siguiente.

El tercer dia, luego de un desayuno silencioso con la mama de la casa, termine de ordenar mi mochila y tome un autorickshaw hasta la terminal, donde tome mi bus a Jaisalmer, la ciudad dorada.







Jaisalmer, the golden city... and the camel safari

Llegue a Jaisalmer a primeras horas de la tarde, y me recogio un amigo de Dhana, el duenho del guest house donde me quedaria. Tomamos un auto que recorrio una ciudad sucia y desordenada, y de pronto, entramos a otro mundo, una pequenha ciudad mistica, contenida en un fuerte... una ciudad del pasado, toda construida en piedra arenisca, color desierto (por lo que Jaisalmer se conoce como la ciudad dorada), con calles estrechas, desordenadas pero perfectamente manejadas para el turismo. El alojamiento donde me quedaria esta en el corazon mismo del fuerte. Y con la sensacion de una princesa (o mas bien de una persona de la casta mas alta, quienes eran y son los unicos que pueden habitar el fuerte, cerca del palacio) entre a una casa vieja, con escaleras estrechas, puertas de madera antigua tallada y ventadas de 30 centimetros y decoracion en ojiva. Donde mas en el mundo puede uno vivir dentro de un patrimonio mundial? (por cierto, el mas amenazado de la India... justamente por que se permite vivir alli?).

Mi primer dia alli fui a visitar la belleza de la ciudad antigua, las havelis, las havelis son pequenhos barrios de apariencia increible, donde cada ventana, hecha a mano por los nobles, tiene un disenho de reja (tallado en piedra) distinto a la otra... perfectamente simetrica, y con toda la practicidad para un sitio desertico, cada hueco en la pared tiene la funcion de dejar entrar brisa y perder calor, de permitir los aromas de inciensos y aceites, concentrarse en los cuartos de las mujeres y de permitir a los hombres tener control de la situacion. Camine por los cuartos donde las esposas del principe habitaban, prohibidas de hablar durante el dia (con ellas y con quien sea), y las ventanas por las que se comunicaban con sus maridos (solo por senhas) cuando necesitaban algo. Nadie podia sentir la voz de la mujer.
Los sistemas de drenaje antiguos, donde el agua se reciclaba al menos 5 veces (es el desierto!) para distintas funciones, y la forma con que las mujeres vestian joyas que generan ruido, para que los hombres sepan que estan tomando un banho y no entren en el area. Luego de caminar por el interminable laberinto dorado y de cenar, regrese al hostal, donde conoci a Penny otra CS nacida en USA, viviendo en Berlin pero hija de Thailandeses, y con el corazon en Thailandia. Llego por dos dias y estaba ya dos semanas en Jaisalmer. Asi de magica es esa ciudad.
Esa noche conoci a Dhana. Simple, educado, tal vez el mas timido personaje que conoci hasta ahora, pero con un conocimiento increible, historiador, de la casta alta (por eso duenho de un area en el fuerte), nos explico desde como se construyen las havelis hasta el porque de las divisiones de la ciudad. En Jaisalmer aun la gente vive en circulos concentricos, mientras mas baja la casta, mas alejado del fuerte. Penny, la thailandesa esta trabajando de voluntaria en un colegio, en el area de los intocables, ninhos de la casta mas baja que ahora reciben educacion gracias a un programa del gobierno para apoyar el desarrollo de estas castas. Entonces resalta la pregunta. Es esto racismo?, es decir, las castas son ilegales ahora en la india, pero son una realidad, y pese a su ilegalidad, el gobierno tiene espacios laborales y educativos para gente de las castas mas bajas... no es esa una forma de reconocerlas?... Esa tarde... de regreso al hostal, finalmente accedi a entrar a una de las tiendas bajo la premisa de que no compraria nada!... y fue una experiencia increible... ademas de hablar de todo y de ver las sedas mas hermosas, me probe varias cosas y el duenho incluso saco algunas fotos con mi camara de mi disenho favorito... luego de un chai, me fui a casa.

Al dia siguiente, a las 5 de la manhana llego Kristina de Bikaner, habiamos quedado en vernos alli y viajar juntas un tiempo. Desde que llego hasta las 10 que salimos, no dejamos de hablar. Luego, nos internamos en las calles y recovecos de Jaisalmer otra vez. Debo confesar que sin Kristina, no habria sido tan divertida esta ciudad como lo fue. Por la tarde fuimos al Palacio, pero decidimos trepar por una pared para entrar, quebrando las reglas... (solo para sacar una foto desde arriba...) en eso nos atrapo un policia de esos de pelicula... de la casta guardiana J. Contra todo lo que pensamos, al final nos ayudo a trepar y a tomar la fotografia... Por la tarde caminamos por toda la ciudad buscando una pasteleria, pues era el cumpleanhos de Dhana y queriamos buscar una torta... finalmente la conseguimos y llegamos al hostal al anochecer, con nuestra pequenha torta y un fosforo de vela... pasamos parte de la noche en el restaurante de la terraza con Dhana y Penny. En la tarde habiamos contratado el safari por el desierto en una agencia cercana, asi que fuimos a dormir temprano. Por la tarde habiamos comprado todo lo necesario para el safari, incluyendo el sombrero mas gracioso que he usado.









Al dia siguiente hicimos las mochilas y nos preparamos para la aventura. Aun recuerdo como me estrese cuando hice el tour en caballo en Machu picchu... y aqui estoy, intentando montar un camello (si, son muuuuuuy grandes!) por dos dias... si hay que ser honesto, es mas sencillo de lo que parece, excepto cuando tienes que bajar, por que el camello primero baja sus patas delanteras (y sientes que te estas cayendo...) y luego de pensarlo un rato, dobla las traseras y puedes bajar... Tomamos un jeep que nos llevo a dos horas de Jaisalmer, donde no habia nada mas que nuestro grupo de 9 turistas y 3 guias, cuyos nombres son tan dificiles que ni intente aprenderlos. Mi camello, de nombre Papaya (no es el mejor nombre del mundo para un camello??) estaba listo para empezar. Trepe como pude al camello y luego de un espanto inicial le tome confianza... el paso es lento y solo sientes un poco de nervios cuando corre o se desvia para comer o para empujar a los otros... camelleamos (jejejeje, bueno cabalgamos) cerca de 3 horas antes de descansar, en el descanso todos estabamos tan cansados que luego del almuerzo (cocinado en el medio desierto bajo una fogata tenue y tres guias cantando las tipicas tonadas que uno escucha en las peliculas) dormitamos jugando a tomar fotos. El grupo es bastante homogeneo, y para variar soy la mas extranha: tres ingleses (una pareja y un chico), dos holandesas, dos australianos (pareja), kristina (de usa) y yo. Luego de descansar, retomamos camellos... y cameleamos hasta las dunas del desierto... en el camino, ademas de arbustos coriaceos y pequenhos arboles, pudimos ver venados de desierto corriendo entre los matorrales... finalmente en las dunas, vimos el atardecer y nos preparamos para la fogata de la cena... Luego de la fogata y de una ronda de cantos en hindu y rajasthani, nos echamos a dormir en unas camas y cubiertas que nos dieron... mirando las estrellas... y la vista fue hermosa... hasta que la arena nos cubrio enteros, por los vientos del anochecer. Antes de la cena descubri una de las cualidades mas graciosas de Kristina... su panico hacia los insectos. Si... una enorme caravana de escarabajos aparece en el desierto durante la noche... los ves de pronto en todo lado... y sus pequenhas huellas se marcan en la arena... ante este panico, kristina se introdujo en su sleeping (unica que habia llevano un sleeping) y se puso su... red de cabeza!!! Jajaja... y se movio como una oruga el resto de la noche... La manhana siguiente despertamos con un suave... good morning!! Chai?, y un vaso de masala tea con leche al lado de cada colchon.... reaccionamos en unos minutos y nos levantamos a sacudir la arena de cada rincon... el desayuno consistio en huevos duros, tostadas, mermelada y mantequilla de mani.... luego de levantar “campamento”, de nuevo a lomo de camello... a seguir el segundo dia. Luego de cabalgar algunas horas, llegamos a la villa, donde nos recogeria el jeep, solo a las dos, el resto del grupo se quedaria una noche mas. Luego de comer algo en Jaisalmer, volvimos al hostal a preparar las cosas, tomariamos al atardecer el bus cama a Pushkar, la ciudad sagrada de Rajasthan.












Pushkar... ciudad del lago sagrado de saddhus...

El viaje a Pushkar fue por si solo una odisea, no solo porque viajar con Kristina es una comedia en todo sentido... sino por que cuando el ayudante del chofer del bus todo nuestra puerta (si, los buses en sleepers class tienen puertas) para decirnos... “rain”... nos reimos un rato por que estabamos cruzando el desierto mas seco que puede imaginarse.... luego de dos minutos... empezamos a sentirlo, una tormenta de arena, no se via nada, nada!... y luego pensamos que el no sabia como decir tormenta en ingles y dijo lluvia. Pero luego de unos 5 minutos de atravesar un remolino de arena, y ver como animales y personas en las villas remotas se quedan donde estan y soportan esta dolorosa escena... empezo la lluvia y no solo eso... granizo... increible!!! Uno casi podia escuchar el agradecer piadoso de las plantas! Y oler la tierra mojada... mi primera lluvia luego de todo este viaje!!! Bienvenido verano... y por fin!!!.. .luego de atravesar la lluvia, nos internamos nuevamente en la tormenta de arena y salimos otra vez al seco desierto del norte.

Mi paso por Pushkar fue relativamente corto. La ciudad sagrada no solo contiene uno de los pocos templos de Brahma (el destructor), a quien supuestamente le cayo la maldicion de una diosa, quien le dijo que no lo venerarian en ningun lugar mas que donde caiga la piedra que cargaba... otra historia dice simplemente que debe ser venerado en poca escala por que es el destructor. Dios en ebano.... negro como la noche, uno de los templos mas simples y a la vez imponentes que he visitado. No solo este templo, sino el lago sagrado, donde se ve (y la fotografia esta prohibida) gente banharse para purificarse, el lago mas contaminado y sucio que puede imaginarse, es a la vez reflejo de la extranha dualidad de lo sagrado en india. Respeto, carinho... no puede caminarse con zapatos cerca del rio, pero la gente bota basura, escupe y se banha en ese lago... donde no hay recambio de agua y donde siguen y siguen contaminando. En este lago, donde quedaron las cenizas de M. Gandhi cuando fue cremado y donde saddis de todo rajasthan vienen a venerar a sus dioses. Maravilloso y a la vez estremecedor. La ciudad en si es un pueblo pequenho pero exageradamente turistico, donde nuevamente, los perros, las vacas y los vendedores hacen una estancia pesada y casi repetitiva. Luego de dos dias en Pushkar parti hacia Mont Abu, el destino turistico mas importante para las jovenes parejas de recien casados en la India, no solo porque supe que es hermoso, sino por que ya me faltaba ver alguna montanha J.

Mis ultimas horas en Pushkar fueron una odisea...compre un pasaje a Mt. Abu, y la agencia me dijo que deberia cambiar de bus en Ajmer, ciudad a menos de dos horas. Una vez en la terminal, el asistente me dijo si se me habia dicho que debia tomar un auto para cambiar de terminal en Ajmer.... como?, cambiar de terminal, en un taxi sola, con mi mochila en medio de la noche en una ciudad que no conozco??, pues no, no me habian dicho. En mucho por estar con kristina (cuyo mal karma –jejeje- la ha hecho paranoica a estar sola cerca de hombres en la india...), y contagiarme un poco de su preocupacion, empezamos a discutir con el asistente, finalmente pedi mi dinero de vuelta, y luego de mucho pelear, ofrecieron pagarme el auto entre terminales... pero no, yo no quiero nada de una agencia de mentirosos, llamaron al tipo que nos vendio el pasaje, quien dijo que el bus saldria de ajmer a las 8... y resulto ser a las 10!... entre discusion y pleito, perdi el bus, y luego de mucho negociar, terminaron pagandome un taxi desde pushkar hasta la segunda terminal, donde espere hasta las 11 y media por mi bus hacia Mt. Abu... buses privados en la india?... comodos, pero nada seguros!!!...

Kristina se quedo en Pushkar, y no fue hasta Jaipur que supe que se quedo pues habia estado enferma, tres dias encerrada en el cuarto de hotel donde la deje. Gracias Bolivia por darme un cuerpo que resiste bacterias, comida pesada y agua no embotellada!







Mt. Abu... sunset point, honeymoon point and a river of people...

Me quede en Mt. Abu solo un dia y medio, suficiente para visitar todo si tomas un tour. Como viaje sola, a un sitio donde pocos turistas internacionales llegan, es dificil encontrar gente con quien viajar. Llegue en la manhana, luego de nuevamente un bus nocturno, baje y camine hacia el primer hotel que recomienda lonely planet... en el camino, cansada pregunte por otro y termine quedandome alli... Sali a desayunar con una paciencia santa y a eso de las 9:30 fui a informacion turistica a preguntar por los city tours... salieron a las 9:00!... el vendedor, apenado contrato una moto para llevarme al tour, asi qeu termine uniendome al grupo a eso de las 10:00. Con horror descubri que los tours del gobierno son en Hindi!!! (y bueno, era la unica turista en mi grupo, y se repetio para los tres grupos con los que nos encontramos en el camino). Mi guia hizo un esfuerzo por explicarme algo luego de llegar a cada lugar, pero me perdi gran parte de las anecdotas que debio haber contado... claro, algunas minimas cosas entendi. Visitamos como tres templos, caminamos hacia una montanha, dimos vuelta al lago maravilloso de la ciudad, entramos a la casa de meditacion de Raj Yoga, visitamos el honeymoon point (maravillosa vista) y finalmente el tour termino en el sunset point... luego del atardecer el tour nos dejo en una parada de buses, de donde camine ida y vuelta hasta ubicar donde quedaba mi hotel.
Por la manhana desayune, camine por la ciudad, hable con gente maravillosa en la calle (incluyendo un ninho de 12 anhos que es mago) y tome el bus hacia Udaipur cerca de las 3 de la tarde.
Mt. Abu es sin duda un destino increible para pasar unos dias de descanso si se vive en las ruidosas y agresivas ciudades de la India.






Udaipur, the lake city... de cafe helado y religion Sikh

De todo Rajasthan, Udaipur ofrece la imagen de ciudad mas marcada... (tal vez menos que Jaipur), pero fue por la gente que conoci y por la maravilla de los lagos que fui por dos dias y termine quedandome casi una semana...

Llegue a Udaipur al anochecer de un martes, y me recogio Jagdeep, un amigo de CS, con quien me quedaria. Es dificil explicar como cuando llegue a este pais le tenia tanto miedo a las motocicletas, pero es tan cotidiano aqui que ahora puedo decir que es increible como se disfruta el viento al manejar en la noche, tanto asi que tengo un video de cada lugar en el que he motocicleteado, por que es tal vez la mejor forma de conocer India. Llegamos a casa y resulto ser un departamento de puertas abiertas, en un complejo de departamentos de gente que trabaja en la misma empresa... con puertas abiertas me refiero a que los vecinos (colegas y amigos) entran y salen como si fuera su casa, casi companheros de cuarto. Me quede en un cuarto para mi, y Jagdeep en el suyo, pero las comidas y la cocina se hacen en el departamento del frente de su mejor amigo y la mayor parte de los viveres y otras cosas estan en el edificio de lado, 5B, departamento de otro amigo. Pese a las rarezas de este sistema de vida de solteros, fueron tan increibles conmigo que al tercer dia entraba y salia de los departamentos como si fueran todos una sola casa. Los chicos resultaron increibles... y pase al menos tres de las 5 noches, hablando en el departamento de sistemas, culturas, matrimonios arreglados, suenhos y religion. En un mundo hindo, los Sikh son un grupo particular, renunciando a todos los dioses, y siguiendo su libro, cuyas lineas escribieron los gurus de hace 50 anhos. Casta nacida para pelear, guerreros y sacerdotes a la vez, decidieron por un camino natural, simple y suficiente... no se cortan el pelo ni se rasuran por que es natural llevarlo como lo tienen (claro que lo mantienen limpio y debo decir increiblemente sano... tal vez pro que el sol no lo danha). Lo llevan amarrado en la parte alta de la cabeza y cubierto por una especie de tela que doblan y encima de ella el turbante. Al ser guerreros, deben tener cinco elementos, que se supone son todo lo que necesitan para sobrevivir y defender a los suyos... una espada (si, los Sikh old fashion llevan una espada verdadera con ellos todo el tiempo), un brazalete metalico, que representa el escudo, algo blanco para cubrirse (hoy en dia, ropa interior blanca...antes el dhoti que subre a los hombres en la india), el turbante, para poder luchar sin que el cabello estorbe y que representa la realeza del grupo, y un peine. Con estas cinco cosas, modificadas y cubiertas por la modernidad, andan por el mundo defendiendo la igualdad (peleando contra las castas) y la simpleza en la vida. Creen en un dios, sin nombre, y apoyan cualquier religion ya que todas apuntan a lo mismo, un poder superior. Su libro ensenha que la comunidad es la forma de vida, por lo que ofrecen albergue y comida para todo aquel que lo necesite...

La noche que llegue, fuimos a cenar a un sitio increible, donde empezo la charla que no pararia por cinco dias mas, y alli fue donde empece a encontrar los secretos rincones de la ciudad donde sin duda la gente se queda. Por esto es que llaman a Udaipur la Venecia de la India...

Mis dias en Udaipur pasaron tomando cafe helado en un sitio donde se tiene la mejor vista del lago principal, paseando en moto entre los lagos y visitando puntos altos donde se ve la ciudad en todo su esplendor. Una vez acomodada en la casa, es gracioso contar que los chicos (los tres amigos) se sorprendieron por el simple hecho de que prepare algunas cosas o de que si voy a comer algo les sirvo a todos... sorprendidos de que entre en la cocina!, jajaja... lo que no dice mucho de ellos, sino de los visitantes que han alojado... hasta donde ha llegado la comodidad de la gente que visita la india, que esperan tanto de la hospitalidad hindu que dejan que todo se les sirva???... que verguenza por todo el extranjero que fue y se sento a ser alimentado sin siquiera preparar un chai (no es gran ciencia) para sus hosts.

Luego de cinco dias, y a punto de cancelar por segunda vez mi viaje, conoci a Kira, otra surfer que se contacto con Jagdeep, pero que llego a un hostal pro que se quedaria solo una noche. Compartimos con ella el ultimo dia y el festival de Rajasthan, y tomamos el mismo tren hacia Jaipur, la ciudad rosa... donde planee quedarme solo dos dias, ya que la habia visitado antes.












Jaipur... the pink city... with a jeep!

Que distinto es moverse cuando se tienen cuatro ruedas!!! En dos dias visitamos tantas cosas que ni los nombres recuerdo ahora... y todo por coincidencia.
Llegamos a Jaipur a las 6:30 de la manhana, y quede en llamar a Lord, mi host para que me recogiera de la terminal. Kira quedo en lo mismo con el suyo. Una vez alli, llame. Ella llamo y nadie contesto... asi que nos quedamos juntas. Cuando Lord llego, no sabiamos que hacer, asi que le dijo que espere o llame desde su casa. Fuimos a la casa, muy lejos del centro historico y antiguo de Jaipur. Alli conoci a su tia y a su abuela, y al pequenho Chotu (literalmente “el pequenho”), el cocinero, ayudante, todo de la casa... un ninho que “buenamente” crian para servir... un sistema que tambien ocurre en Bolivia y que me parece una explotacion y una forma simple de tener un esclavo gratis... y sentirse bondadoso por eso. Lord fue uno de los mas dinamicos e increibles hosts que he tenido, moviendonos en el jeep a todas partes y conociendo los rincones que tan orgullosamente muestra como no turisticos... conoce la historia de cada piedra en los palacios y de cada edificio de la ciudad... estos dos dias en Jaipur fueron tan increibles que parece mucho mas tiempo.. pero a la vez, fue conocer el otro lado de la india, esa india avergonzada de su origen. Como muestra simple, al comprar coca colas en un restaurante, debiamos darle de cambio 5 rupees, y kira saco un billete viejo como el mundo, y el dijo (literalmente) “no, no puedo tocar eso... “... y nos quedamos mudas, y claro yo pregunte, con una sonrisa ironica... porque?... “por que es viejo y sucio y seguro los mendigos lo tocaron”.

Minuto de silencio.

Los “intocables” lo tocaron???...are you kidding me??? Dije... pero no, no era broma. Una oda al sistema de las castas, ilegal pero perenne en este pais.

Jaipur es una ciudad gigante!!! Como ha cambiado ahora mi vision desde la primera vez que la vi!, como cambia la cosa desde un punto alto y desde el interior de un centro historico!... con palacios, lagos, fuertes, museos y claro, Mc Donalds, es la tipica ciudad que lo tiene todo.

Tal vez el mejor momento fue cuando entramos a una villa que opto por convertirse en un centro turistico cerrado antes de retirarse del centro urbano (brillante decision). Pagamos 300 INR, que es un monton hablando de entradas... pero adentro ves todo, titeres, danza, comida, casas tipicas, museos con cosas de una villa verdadera, paseos en camello, en bote, en elefante, henna... todo, todo incluido en el precio. Uno de los lugares mas espectaculares que he visitado en una ciudad... y claro, lo vimos todo y lo hicimos todo... desde bailar con los danzarines euforicos, entrar al laberinto, montar un elefante y probar las delicias hechas de las manos mismas de las viejas matronas del barrio.

Sin duda la mejor forma de conocer la fascinante ciudad rosa.

Luego de dos dias... decidimos seguir rumbo al destino obligado de la India. El Taj Mahal, unica verdadera atraccion que me interesaba en Agra. Desde alli mi plan era seguir hasta Calcutta a tomar mi vuelo a Thailandia... pero aqui estoy... recargando baterias y cambiando mi plan pues a tres horas de tomar mi tren hacia Kajuraho (templo de Kama Sutra), decidi cancelar... pues si uno esta tan cansado, realmente no disfruta cada dia ni cada cosa.











Rajasthan... estado de palacios, fuertes, reyes, arte y color. Visite tantos fuertes, palacios y vi tanta magnificencia en arte en vidrio, joyeria y ropa que al final poco ya te asombra... pero mirando nuevamente mis fotos... tanto.. tanta historia entre guerras, odios y esplendor!! Entre camellos, elefantes en las calles y en los bosques... donde las mil y un pinturas de los palacios muestran como cada rey contribuyo a la perdida de los tigres que una vez dominaron esta tierra... donde aun se ven pavos reales silvestres (si, tanto color y exhuberancia en el fondo del desierto que uno se confunde... al pensar en las ventajas de pasar desapercibido en tierra de tigres... Rajasthan... mucho, mucho, mucho mas de lo que mis ojos pensaban sentir. Sin duda el estado mas rico hasta ahora que he visitado en la India.

Hoy es 5 de abril... en 6 dias cumplire 3 meses viajando y en 11 dias tres meses en la India... y aunque estoy enamorada de cada contradiccion en este lugar, empiezo a sentir la necesidad de moverme... y ya empiezo a pensar en Thai.

2 comentarios:

  1. Que maravillosa experiencia!!....ves?...la cultura no ocupa espacio y te llena el espíritu de agradeciento...simplemente por ser humana....y existir.
    Sigue escribiendo asi...y quien sabe?...quizás muchos nos animemos a seguir tu eemplo...aunque sea sólo localmente. Má.

    ResponderEliminar
  2. Flavia: además de tus preciosas experiencias...cada vez tomas mejores fotos!...que bueno para tu profesión, no?...pero éste nuevo arte podría ser más que un plus...no crees?...sigue así!!

    ResponderEliminar

Remembering jetlags!

Gente que me visita!!!